jueves, 7 de mayo de 2015

Publicado el jueves, mayo 07, 2015 por con 0 comentarios

De la bibliometría a la altmetría (I)

Conceptos como marketing social y desarrollo de la investigación científica en nuevos entornos de redes sociales se escuchan cada vez más en conferencias y seminarios; algo que hace apenas unos años era impensable.

Con este post inauguramos la serie: "Nuevos entornos para el análisis de la producción científica: de la bibliometría a la altmetría".



Citas, tuits, descargas e impresiones... El panorama universitario actual es digital. Esto lo tenemos bien claro.  A  estas alturas la línea entre lo académico y lo digital están muy difusas.


¿Ya se puede hablar de una democratización en el área de la producción científica?
Además de las tradicionales redes sociales académicas, grupos de investigación y típicos entornos académicos cerrados, cada vez resulta más habitual que la producción científica y sus resultados abandonen el terreno tradicionalmente reservado a estas esferas y lleguen a más personas, se democraticen.

Quizá ahora se empieza a formar un nuevo objeto de debate y podamos plantearnos si la producción y estudio de la producción científica están pasando de ser opacos a democráticos y transparentes. El propósito no es otro que servir de espacio de reflexión sobre el uso de estas nuevas alternativas de comunicación y estrategias de difusión en relación a su repercusión en el ámbito académico.

Cada veces con más frecuencia las comunicaciones científicas abandonan las esferas más serias y tradicionales y abrazan y se mezclan con el mundo de las nuevas tecnologías: blogs, redes sociales, redes académicas, repositorios institucionales, etc.

Ventajas de estos indicadores 
  • Mayor visibilidad de la producción científica de los autores y, por tanto, de los propios autores (algunos pueden ser reticentes a este hecho viéndolo como una amenaza)
  • Publicación inmediata
  • Transparencia
  • Aumento de la viralidad de las publicaciones, mayor visibilidad de las mismas.
  • Nuevos indicadores para medir la productividad científica de los autores. (“me gusta” en facebook; retuits en twitter; pines en pinterest; recomendaciones en linkedin).
Desventajas de los indicadores 
  • Falta de credibilidad por parte de algunos sectores de la comunidad científica
  • Se pueden acusar carencias de contexto o de significado en los resultados aportados
  • Mucha heterogeneidad en las herramientas empleadas para calcular el impacto de las publicaciones.
  • Entornos efímeros
Ya existe abundante literatura científica que compara los indicadores tradicionales con los propios de la altmetría. Un ejemplo,. este artículo de Universo Abierto que compara las citas con los indicadores altmétricos.

¿Y tú qué opinas: encuentras positivo el auge y proliferación de la almétrica como parte de estos nuevos entornos para la producción y el análisis de la productividad científica?.

En próximos artículos abundaremos sobre altmetrics, su uso en redes sociales, blogs, redes académicas, así como de la controversia que suscita.

0 comentarios: