viernes, 18 de diciembre de 2015

Publicado el viernes, diciembre 18, 2015 por con 0 comentarios

Se presta perro

Una de las preocupaciones de las bibliotecas es desarrollar servicios adaptados a las necesidades de los usuarios. Dar respuesta a esta misión está transformando radicalmente el concepto tradicional de lo que es una biblioteca y los servicios que ofrece. En el ámbito de las bibliotecas públicas es esencial su papel como mediador y dinamizador de la comunidad.

En este contexto acabamos de conocer, gracias a Julio Alonso Arévalo, las iniciativas sorprendentes que tienen lugar en algunas bibliotecas.

Reading Tails Program es un servicio de "préstamo de perros": se ofrece a niños de 6 a 12 años la posibilidad de compartir sus lecturas con un perro. Los perros han sido entrenados especialmente y el propósito es que los niños ganen confianza en la lectura, disfruten con la actividad y practiquen sus habilidades comunicativas. Las bibliotecas de Sudbury, en Ontario, o Yellowknife (también en Canadá) organizan esta actividad de manera regular.

Martillos, motosierras, taladradoras... La Biblioteca Pública de Toronto está considerada una de las mejores del mundo y dispone de un servicio de préstamo de herramientas, Toronto Tool Library. La biblioteca no solo ofrece las herramientas sino que también imparte talleres y sesiones de formación y ofrece un espacio de trabajo en el que manejar con aparatos más especializados (impresoras 3D o cortadores láser).

Y suma y sigue, sin olvidar las bibliotecas de semillas de las que hablamos hace poco:
Las bibliotecas de la UAM han tratado de atender a algunas de las necesidades expresadas por los usuarios y, en los últimos años, sin tanto derroche imaginativo, han incorporado entre sus servicios el préstamo de materiales para ayudar a la docencia e investigación: ordenadores portátiles, calculadoras, atriles, cargadores de móvil, memorias USB o equipos audiovisuales. Si tienes alguna sugerencia al respecto, no dudes en hacérnosla llegar a través de Quid? Consulte al bibliotecario.

Imagen: komu

0 comentarios: