martes, 12 de enero de 2016

Publicado el martes, enero 12, 2016 por con 0 comentarios

Agatha Christie, la reina del crimen


Agatha Mary Clarissa Miller (Torquay, 15 de septiembre de 1890-Wallingford, 12 de enero de 1976), más conocida como Agatha Christie, murió tal día como hoy hace cuarenta años. Considerada la reina del crimen por el gran éxito que obtuvo con su extensa producción de novelas policíacas, es una autora clásica del género. Nacida en el seno de una familia acomodada, ejerció como enfermera durante la Gran Guerra, adquiriendo un conocimiento sobre el uso de los venenos que luego reflejó en sus novelas.

Casada por primera vez en 1914 con el coronel Archibald Christie, del que conservó el apellido y con quien tuvo a su única hija, sufrió un extraño episodio depresivo que la llevó a desaparecer en 1926, a raíz de la muerte de su madre a la que estaba muy unida y al abandono de su esposo. Tardaron once días en localizarla en un hotel bajo un nombre supuesto, Teresa Neele, casualmente el mismo apellido de la amante de su marido. Agatha no quiso dar detalles de esta huida, que quedó siempre sin aclarar y constituye el gran misterio de su vida. 

Aficionada desde muy joven al género detectivesco, la primera novela que publicó fue "El misterioso caso de Styles" (1920), donde presentaba al detective Hércules Poirot, un policía retirado de origen belga y aspecto y modos peculiares, que basaba su método deductivo en hacer trabajar a "las pequeñas células grises". Aunque este primer intento no cuajó, Agatha continuó escribiendo, siendo su primer éxito "El asesinato de Roger Ackroyd" (1926), de nuevo con Hércules Poirot y una trama de desarrollo impactante y novedoso, muy celebrada por la crítica y el público.

A partir de aquí, su fama empieza a crecer, llegando a ser la novelista más vendida de todos los tiempos, publicando títulos como "Diez negritos" (1939, su novela más conocida), "Cinco cerditos", "El misterio del tren azul", "Muerte en la vicaría", "Asesinato en el Orient Express", "Muerte en el Nilo", "El espejo roto", "Cita con la muerte", "Hacia cero" o "Telón", la mayoría protagonizada por el egocéntrico Poirot, aunque también utilizó a detectives aficionados como Miss Marple o el matrimonio Beresford.

Mientras tanto, contrajo matrimonio con el arqueólogo Max Mallowan, quince años más joven, circunstancia a la que solía referirse con humor, pues según aconsejaba "cásate con un arqueólogo, cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará". Sus viajes acompañándole en sus excavaciones por el Extremo Oriente le sirvieron de base para varias de sus novelas, en las que siempre da pistas al lector para que tenga la oportunidad de descubrir al culpable mientras se desarrolla la investigación.

En 1971 fue nombrada Dama del Imperio británico como reconocimiento a su obra, que también incluye obras de teatro como "La ratonera", que se viene representando ininterrumpidamente desde su estreno en 1952 o novelas de corte romántico bajo el seudónimo de Mary Wesmacott.

En la Biblioteca de Humanidades encontrarás tanto sus novelas como las adaptaciones cinematográficas de sus obras más populares.
Imagen: ABC

0 comentarios: