martes, 23 de febrero de 2016

Publicado el martes, febrero 23, 2016 por con 0 comentarios

El virus de Zika y la publicación científica

El virus de Zika también afecta a la información científica.

A la vista de una emergencia sanitaria de carácter global, algunos organismos sanitarios mundiales, revistas académicas, organizaciones no gubernamentales, entidades financiadoras e institutos de investigación, se han comprometido a compartir datos y resultados correspondientes a la crisis del Zika y a futuras emergencias de salud pública con la mayor rapidez y transparencia posible.

El documento en el que expresan su intención argumenta en favor del intercambio de datos, y las consecuencias de no hacerlo así puestas de relieve, por ejemplo, en el caso del brote de Ébola. Y añaden
"En el contexto de una emergencia de salud pública de importancia internacional existe un imperativo a todas las partes para hacer disponible cualquier información que pueda tener valor en la lucha contra la crisis.
Estamos comprometidos en trabajar en conjunto para asegurar que la respuesta global a emergencias de salud pública se base en la mejor evidencia científica disponible y los datos, tales como:
(...) Este compromiso está en consonancia con la declaración de consenso acordado en una consulta de expertos de la OMS sobre el intercambio de datos del año pasado por lo que se espera que los investigadores compartan los datos lo antes posible.
El documento ha sido firmado, entre otros, por revistas como The BMJ, The Lancet, The New England Journal of Medicine, PLOS, Science Journals o Springer Nature.

Stephen Curry, en su sección Occam's corner en el periódico The Guardian (16 febrero 2016), analiza esta iniciativa, sobre todo centrando su atención en cómo asegurar la rapidez en la diseminación de los resultados sin perder las garantías de fiabilidad y rigor de la investigación. Se muestra decepcionado con los resultados del acceso abierto y critica sus lento avance, entorpecido por unas políticas de investigación centradas en la evaluación de revistas. Como alternativa, muestra su interés en los movimientos que apuestan por la difusión de los preprints, como es el caso de Accelerating Science and Publication in Biology (ASAPbio) como herramientas para favorecer el descubrimiento científico, la promoción profesional y la mejora de la cultura de la comunicación dentro de la biología.