martes, 23 de febrero de 2016

Publicado el martes, febrero 23, 2016 por con 0 comentarios

Tu UAM_Biblioteca de Medicina: Harrison. Principios de Medicina Interna

La Biblioteca de Medicina, tiene suscrita desde hace años, la versión electrónica del más importante tratado de medicina interna a nivel mundial: Harrison. Principios de Medicina Interna.

Desde este año 2016, contamos con la suscripción de la 19 edición en español de la obra, con licencia campus, lo que permite la consulta simultánea por parte de varios usuarios. Además de la versión electrónica de este gran tratado de medicina, en la Biblioteca disponemos de varias ediciones en papel, tanto en castellano, desde 1979 hasta 2012 (18 edición), registradas con los diferentes títulos por los que ha ido evolucionando, como en inglés, desde 1950 hasta 2015, con la 19th y última edición.

La primera edición de este tratado apareció en el año 1949, y desde hace 67 años, prácticamente cada área de la medicina ha evolucionado de manera sustancial y han surgido nuevas especialidades médicas. Se han conservado los objetivos fundamentales de Harrison, pero las últimas ediciones han sido adaptadas a las diferentes necesidades de los lectores del libro y la diversidad de métodos y formatos en los cuales se consigue ahora la información.

Tinsley Randolph Harrison (1900 – 1978), editor de las primeras ediciones del tratado, fue un médico especializado en cardiología y pato fisiología de enfermedades cardiovasculares. Así describía en 1950 el ejercicio de la medicina, en el primer capítulo de su hoy famoso tratado de medicina interna:

“No cabe mayor suerte, responsabilidad u obligación en el destino del hombre que convertirse en médico. Tiene que poseer conocimiento científico, habilidades técnicas y comprensión humana para atender a los que sufren. Si esas cualidades las administra con coraje, humildad y sabiduría, prestará un servicio único a sus semejantes y formará dentro de sí mismo un carácter firme. Del médico siempre se esperan conocimiento, tacto, buen hacer, simpatía y comprensión, porque el paciente no sólo es un conjunto de síntomas, signos, funciones alteradas, órganos dañados y emociones trastornadas. Es un ser humano que busca curación, ayuda, alivio y confianza. El médico no ha de pedir más a su destino, pero tampoco ha de contentarse con menos.”

0 comentarios: