miércoles, 16 de marzo de 2016

Publicado el miércoles, marzo 16, 2016 por con 0 comentarios

Premios Nobel en Fisiología y Medicina

Alfred Bernhard Nobel (Estocolmo, 1833 - San Remo, Italia, 1896). Químico sueco que inventó la dinamita y fundó los premios que llevan su nombre.

En 1863, consiguió controlar mediante un detonador las explosiones de la nitroglicerina, inventada por el italiano Ascanio Sobrero; en 1865 perfeccionó el sistema con un detonador de mercurio; y en 1867 consiguió la dinamita. Sus productos fueron de enorme importancia para la construcción, la minería y la ingeniería, y para la industria militar; con ellos puso los cimientos de una fortuna, que acrecentó con la inversión en pozos de petróleo en el Cáucaso.

Por todo ello, Nobel acumuló una enorme riqueza, pero también un cierto sentimiento de culpa por el mal y la destrucción que sus inventos pudieran haber causado a la Humanidad en los campos de batalla. Ambas razones le llevaron a legar su fortuna a la Fundación Nobel, creada en 1900 con el fin de otorgar una serie de premios anuales a las personas que más hubieran hecho en beneficio de la Humanidad en el ámbito de la Física, la Química, la Medicina, la Literatura y la Paz.

Alfred Nobel tenía un gran interés en la investigación médica.
Fisiología o Medicina es la tercera área de conocimiento que menciona en su testamento, en el que estipula que una parte de su fortuna irá destinada a premiar a “la persona que haya hecho el más importante descubrimiento en el campo de la Fisiología o la Medicina”.

El Premio Nobel de Fisiología o Medicina lo concede la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska, en Suecia, y hasta el año 2015 ha premiado a 210 galardonados. A pesar de ser conocido popularmente como «Premio Nobel de Medicina», Alfred Nobel especificó claramente que sería entregado por «fisiología o medicina», por lo que los galardonados pueden proceder de un amplio rango de campos de estudio que incluyen la citología, la genética, la bioquímica y otros.

Excepcionalmente, en 1973 se entregó el premio a los austriacos Konrad Lorenz y Karl R. von Frisch y al británico Nikolaas Tinbergen por sus trabajos en etología, una ciencia biológica muy poco relacionada con el resto de las hasta ahora condecoradas, ya que no tiene a la salud humana como principal meta.

Dos científicos españoles han sido distinguidos con este premio.

La Biblioteca de Medicina va iniciar una serie dedicada a los Premios Nobel de Fisiología y Medicina, que se publicará de forma periódica.