sábado, 1 de octubre de 2016

Publicado el sábado, octubre 01, 2016 por con 0 comentarios

Sir Alexander Fleming, Ernst Boris Chain y Sir Howard Walter Florey. Nobel de Medicina 1945.

El Premio Nobel de Medicina y Fisiología del año 1945 se otorgó conjuntamente a tres investigadores: Sir Alexander Fleming, Ernst Boris Chain y Sir Howard Walter Florey, por el descubrimiento de la penicilina y sus efectos curativos en enfermedades infecciosas.

Sir Alexander Fleming, médico y bacteriólogo británico (Lochfield, Escocia, 1881-1955, Londres). Cursó estudios de medicina en St. Mary’s Hospital Medical School de Londres, graduándose en 1908. Allí prosiguió su formación científica en el Departamento de Bacteriología como profesor de dicha especialidad.

Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como médico en la Armada, tras lo cual retoma sus investigaciones con la búsqueda de sustancias que puedan atacar a las bacterias sin dañar al cuerpo. En 1921, descubrió una enzima llamada lisozima, que se encuentra en la saliva, las lágrimas y la albúmina de huevo, con efectos antibióticos. En 1928 hizo un hallazgo al observar que uno de sus cultivos de estafilococos se contaminó accidentalmente con un moho del género Penicillium, y bajo el microscopio encontró que, a su alrededor, había una región circular donde las bacterias no podían crecer. Decidió analizar el fenómeno, obteniendo del moho una sustancia que llamó penicilina, con gran poder antibacteriano.

La descripción de este hallazgo se publicó con el título On the antibacterial action of cultures of a penicillium, with special reference to their use in the isolation of B. Influenzae (British Journal of Experimental Pathology; 1929, 10: 226-236).

Sir Howard Walter Florey (Adelaida, Australia, 1898-1968, Londres). Médico y biólogo cuya área de estudio fue la obtención de sustancias antibióticas que pudieran utilizarse como medicamentos contra las bacterias. Ernst Boris Chain (Berlín, 1906-1979, Mulranny, Irlanda), bioquímico alemán, trabajó en el aislamiento de sustancias biológicas activas.

Florey y Chain iniciaron, en 1939, las investigaciones sobre el hallazgo de Fleming y, con la ayuda económica de la Fundación Rockefeller, se propusieron analizar la posibilidad del uso terapéutico de la sustancia producida por el Penicillium notatum.

En mayo de 1940 se realizó la primera experiencia clínica en ratones, con buenos resultados confirmados en experimentos posteriores. El producto obtenido por Florey y Chain resultaba activo ante los gérmenes que Fleming había catalogado como sensibles a la acción de la penicilina.

En febrero de 1941 se utilizó por primera vez la penicilina en clínica humana. En 1942, Fleming tuvo su primera experiencia personal al tratar un enfermo de meningitis estreptocócica con penicilina concentrada.

La trascendental conquista científica de Fleming, Florey y Chain, por la que fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1945, fue el resultado de una serie de trabajos que se suceden en el tiempo y se remontan a 1877, con el fenómeno denominado por Pasteur y Joubert como los “antagonismos bacterianos” y posteriores.