martes, 1 de noviembre de 2016

Publicado el martes, noviembre 01, 2016 por con 0 comentarios

Selman Abraham Waksman. Nobel de Medicina 1952


Microbiólogo ruso (Novaya Priluka, Imperio Ruso, 1888-1973, Massachusetts). Abandonó Rusia tras el fallecimiento de su madre en 1909 y en noviembre de 1910 se trasladó a vivir a Nueva Jersey, a una granja de un primo suyo.

Continuó sus estudios en el Rutgers College, recibiendo el grado de bachiller en 1915 y el máster en 1916. Los cursos de bacterología y la influencia del genetista Byron David Halsted le ayudaron a decidir su futuro. En 1918 obtiene el Doctorado en bioquímica en la Universidad de California. Desarrolló su proyecto de master en la Estación Experimetal de Agricultura de Nueva Jersey, institución donde pasó gran parte de su vida estudiando hongos, actinomicetos y otros microorganismos del suelo.

El aislamiento de la estreptomicina es el fruto de una laboriosa búsqueda de agentes antimicrobianos producidos por una clase de bacterias, los actinomicetos, lo que en 1940 le llevó a obtener de un cultivo de actinomiceto una sustancia, la antinomicina, de acción extremadamente tóxica en los animales de experimentación. En 1942 esta sustancia fue aislada y se demostró su eficacia contra muchas bacterias y finalmente la obtención del antibiótico de probada acción terapéutica, denominado estreptomicina.

El Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1952 le fue concedido a Selman Abraham Waksman por su descubrimiento de la estreptomicina, el primer antibiótico con acción terapéutica sobre la tuberculosis.

La labor personal de Waksman contó con la contribución de sus colaboradores Albert Schatz y Elisabeth Bugie con los que publicó la comunicación del hallazgo en los Proceedings de la Society of Experimental Biology and Medicine en 1944 (“Streptomycin, a sustance exhibiting antibiotic activity against Gram-positive and Gram-negative bacteria”).

Esta conquista terapéutica confería un prometedor porvenir a la lucha contra la tuberculosis, una grave y extendida enfermedad en su tiempo.

0 comentarios: