miércoles, 1 de marzo de 2017

Publicado el miércoles, marzo 01, 2017 por con 0 comentarios

Clásicos de la Psicología: Hans J. Eysenck, un rebelde con causa

Hans Jürgen Eysenck (1916-1997) ha sido de los psicólogos más influyentes y polémicos del S.XX (Pinillos, 1997). Desarrolló su vida profesional de 1955 hasta 1983 en el famoso Maudsley Hospital en colaboración con el Instituto de Psiquiatría de Londres. Científico incansable, después de su jubilación siguió publicando hasta el final de su días. Su defensa de lo científicamente correcto le ha servido para desmarcarse de las corrientes de pensamiento principales de su tiempo y embarcarse en intensas batallas, entre las que destacan: su crítica al psicoanálisis, su perspectiva sobre la psiquiatría y su controvertida posición respecto a las diferencias individuales en inteligencia (Fernández-Ballesteros, 1997).
Alemán de nacimiento, emigró a Inglaterra escapando del poder que Hitler ejercía en Alemania. “Para mí, Hitler y el nacismo eran una abominación, la libertad y la libre expresión una necesidad… Yo solamente era un muchacho de escuela cuando decidí irme en 1934” (Eysenck 1980). Este amor por la libertad de expresión y por la ciencia le llevó pronto a ser uno de los autores más respetados de toda Inglaterra.

El estudio de la personalidad y la defensa del  método científico en la investigación clínica y las intervenciones terapéuticas, según Michael Eysenck son las aportaciones más importantes en la obra de su padre (Pueyo y Colom, 1999). También, destaca en su obra, la defensa de los fundamentos teóricos de la terapia de conducta como método adecuado de estudiar el comportamiento humano y como práctica clínica para mejorar los resultados terapéuticos de la psicoterapia Freudiana (Eysenck y Martin, 1987).



En el S.XX muchos teóricos defendían la personalidad como un compendio de características y rasgos interdependientes los unos de los otros. En contra, Eysenck defendió que para estudiar mejor la personalidad sería mejor fijarse en un número limitado de características independientes. En busca del estudio científico de la personalidad, Eysenck propuso el modelo de los tres factores de la personalidad, basado en tres dimensiones de la personalidad: extraversión, neuroticismo y psicoticismo. En el que se establece un modelo descriptivo de la personalidad y un paradigma de investigación para las bases biológicas subyacentes de las dimensiones de la personalidad. Las evidencias empíricas y el desarrollo de teorías factoriales de la personalidad posteriores apoyan la idea de la independencia de rasgos de la personalidad propuesta por Eysenck (Pueyo y Colom, 1999).
Su posición teórica respecto a la eterna discusión entre ambientalistas y genetistas en el campo de la inteligencia le llevó a recibir duras críticas (Oviols, 1976). Eysenck defendía que las diferencias en las puntuaciones de los test de inteligencia se debían a factores genéticos y no a factores ambientales. Sus detractores argumentaban que la falta de oportunidades y de diferencias educativas explicaban estas diferencias y le tildaban de racista. Eysenck en su libro “Raza Inteligencia y Educación” publicado en 1976, se defiende de las críticas de la siguiente manera:
"Un racista, para mí, es uno que ve a las otras razas con odio, desconfianza y disgusto, uno que desea subordinarlas y mantenerlas en posición inferior (...) No soy racista por creer en la posibilidad de que los negros tengan un talento natural innato especial para ciertas pruebas atléticas, como las carreras o para ciertas formas musicales de expresión; no soy un racista por considerar seriamente la demostración empírica de que los Maorís son superiores en test de fluidez verbal a los blancos. Tampoco soy un racista por considerar seriamente la posibilidad de que la demostrada inferioridad de los negros americanos en los test de inteligencia pueda en parte, ser debida a causas genéticas. Sería un racista si dedujera de los hechos conclusiones como la de que la segregación está justificada. Es importante mantener estos dos resultados bien separados; una cosa son los hechos y otra las actitudes"
Sus textos desencadenaron fuertes reacciones tanto en la comunidad científica como en la población general. Eysenck tuvo siempre presente su vocación científica y desde esta perspectiva desarrolló su carrera. El año de su muerte escribe en su autobiografía titulada “Rebelde con causa”:
"La gran revolución científica comenzó con la física y la astronomía, siguió con la química y la biología, y parece que ha llegado a ciertas regiones de la psicología. Solo dios sabe si acabará llegando a la sociología y a la antropología. Incluso la economía será rescatada finalmente de su absurda capacidad para explicarlo todo y no predecir nada. Pero nada de esto sucederá en los años que me quedan de vida"
Referencias:
- Eysenck, H.J. (1976). Raza, inteligencia y educación. Barcelona: Ediciones Aura.
- Eysenck, H.J. (1980) Hans Jürgen Eysenck. En A. Pueyo & R. Colom (Coords.). (1999). Hans Jürgen Eysenck (1916-1997) Psicólogo científico. Madrid: Editorial Biblioteca Nueva.
- Eysenck, H.J. (1980). A Revel with a Cause. New Brunswick: Transaction Publishers.
- Eysenck, H. J. & Martin, I. (Eds.). (1987). Theoretical Foundations of Behavior Therapy. New York: Plenum Press.
- Fernández-Ballesteros, R. (1997) Personalidad y cáncer. Revista de Psicología General y Aplicada, 50(4), 447-464.
- Oviols, J.V. (1976) Prólogo. En H.J. Eysenck. Raza, inteligencia y educación. Barcelona: Ediciones Aura.
- Pinillos, J. L. (1997) Conversaciones con Hans Eysenk. Revista de Psicología General y Aplicada, 50(4), 409-416.
- Pueyo, A., & Colom, R (Coords.). (1999). Hans Jürgen Eysenck (1916-1997) Psicólogo científico. Madrid: Editorial Biblioteca Nueva.

Más información:
Colección UAM: libros de Hans J. Eysenck en el catálogo de la UAM.

Fuente de la imagen: Sirswindon at English Wikipedia (CC BY-SA)