jueves, 12 de junio de 2014

Publicado el jueves, junio 12, 2014 por con 0 comentarios

Maestros del Derecho: Francisco Tomás y Valiente

Francisco Tomás y ValienteEn su autobiografía, Francisco Tomás y Valiente confiesa que los recuerdos que guarda de su temprana edad son tristes por estar asociados, de alguna manera, a las violencias de la guerra. Las violencias también marcan el recuerdo – el nuestro – de la clausura de sus días, al hacerle víctima del odio y la intolerancia de actos terroristas. Las agresiones están impresas en la partida y la llegada del recorrido vital de quien, poco antes de su muerte, afirmó que “cada vez que matan a un hombre en la calle, nos matan un poco a cada uno de nosotros.” Su camino, no obstante, está sembrado por el amor al conocimiento y la defensa del Estado de Derecho, y la huella que ha dejado es seguida por aquellos que comparten con él los valores democráticos.
En su vida, Tomás y Valiente desempeñó diferentes funciones. En la academia, ocupó la cátedra de Historia del derecho en las Universidades de La Laguna, Salamanca, y Autónoma de Madrid. En el ámbito judicial, fue magistrado en el Tribunal Constitucional y su presidente entre 1986 y 1992. En la Política, consejero del Estado. Y como ciudadano crítico con su tiempo y comprometido con los valores que profesaba, fue periodista ocasional y conferenciante siempre. Esa diversidad de tareas, sin embargo, nunca ocultó aquel que fue su oficio por vocación: el de historiador.
Su reflexión y su pluma discurrieron sobre diversos temas “propuestos o impuestos por las circunstancias de [su] formación y/o de [su] preparación”, pero el núcleo de sus inquietudes se ha ceñido a cuatro temas: Universidad e Historia, Estado y Constitución. La reflexión histórica es, sin embargo, una marca de su pensamiento pues, para él, “al historiador del derecho le corresponde una intervención importante: la de aportar, para el entendimiento y la superación de nuestro mundo presente, su experiencia jurídica del pasado.” La historia, dirá, sirve para criticar el presente y preparar el futuro. El periodo en que actuó como magistrado en el Tribunal Constitucional le estimuló la reflexión acerca de la historia del constitucionalismo. De ésta, y especialmente en la etapa de la redemocratización, le interesó la defensa del Estado de Derecho inaugurado con la Constitución de 1978.
Tomás y Valiente fue académico de número de la Real Academia de Historia. En 1991, recibió el Premio Nacional de Historia por su libro La era isabelina y el sexenio revolucionario, y en el año siguiente, fue galardonado con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III. En 1995, la Universidad de Salamanca de concedió el título de doctor Honoris Causas.

0 comentarios: