miércoles, 26 de abril de 2017

Publicado el miércoles, abril 26, 2017 por con 0 comentarios

El ajo negro envejecido tiene efectos cardioprotectores


Existen algunos alimentos y componentes nutricionales que han demostrado ser efectivos para la prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, las cuales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), suponen la primera causa de muerte en todo el mundo.

El ajo (Allium sativum L.) es uno de estos alimentos, utilizado desde hace siglos en diversas culturas por sus propiedades antitrombóticas y antihipertensivas. Estas últimas se deben, al menos en parte, al principio activo S-alil-cisteína (SAC), que reduce el estrés oxidativo e inflamatorio y potencia la liberación de sustancias vasodilatadoras como el óxido nítrico (NO) y el sulfuro de hidrógeno (H2S), producidas por las células del endotelio vascular y reguladoras del tono vascular.

Un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en colaboración con la empresa Pharmactive Biotech S.L., han liderado una investigación sobre las propiedades cardioprotectoras del ajo negro envejecido. Los resultados, publicados en la revista Journal of Functional Foods, demuestran que este nuevo alimento funcional puede atenuar la disminución de la contractilidad cardíaca tras un infarto de miocardio en ratas.

Se obtiene a partir del ajo común mediante un proceso de envejecimiento acelerado controlando parámetros de temperatura y humedad, con un mayor contenido en polifenoles, ácidos grasos poliinsaturados como el ácido linolénico, y compuestos azufrados, especialmente S-alil-cisteína SAC, lo que le confiere una mayor capacidad antioxidante.

0 comentarios: