miércoles, 27 de abril de 2016

Publicado el miércoles, abril 27, 2016 por con 0 comentarios

Clásicos de la Psicología: Festinger y la disonancia cognitiva

Leon Festinger, hijo de inmigrantes rusos, nació en Nueva York en 1919 y cursó el bachillerato de Ciencias en el City College. Estudió Psicología en la Universidad de Iowa, donde fue un discípulo de Kurt Lewin, a quien dio continuidad en sus trabajos sobre el nivel de aspiración. Además de Kurt Lewin, Festinger también estudió con Spencer lo que explica el cambio conductista en su obra sobre la disonancia en las ratas (Lawrence y Festinger, 1962).

En 1950 publica su conocida Teoría de la comunicación social informal. Pocos años después en 1954 edita su Teoría de la comparación social, que precede a su teoría más conocida: Teoría de la disonancia cognitiva de 1957.
Ejerció la docencia en Iowa, Rochester, Minnesota, Michigan, Stanford y Nueva York, a donde regresó en 1968, permaneciendo durante más de dos décadas en la New School for Social Research. En 1980, fue profesor visitante de la Academia de Ciencias y Humanidades de Israel.

Pensamiento y teoría 


Festinger ideó la teoría de la disonancia cognitiva, a la que llega desde el análisis de la comparación social, que permite saber que el individuo tiende a autoevaluarse, esto es, a conocer si sus opiniones, actitudes y cualidades son correctas o comparables con las de otros individuos de su entorno. Si aprecia disonancia, siente malestar y trata de corregir las desviaciones mediante mecanismos que reduzcan los efectos de la disonancia (cambio de conducta, asunción de conducta equivocada, cambio argumental, etcétera). La disonancia viene a medir la insatisfacción provocada por actitudes contradictorias, inconsistencia lógica, conveniencias culturales y experiencias pasadas. Por ejemplo, si una persona está comiendo una hamburguesa y está haciendo dieta, esto le crea disonancia al hacerlo; asimismo si una persona fuma y sabe que no es una acción saludable puede crearle disonancia. Y señala que estas acciones se pueden contrarrestar e ignorar para reducir la disonancia.
El papel del apoyo social en la reducción de las disonancias es significativo para este autor. Si encontramos a un grupo de personas que sean relevantes para nosotros y que mantengan la misma opinión, es uno de los medios más efectivos de eliminar cualquier disonancia. Los procesos de comunicación y de influencia social están, por lo tanto, entrelazados con los procesos de creación y reducción de disonancia.
Ante los procesos informativos de los medios se producen también disonancias cuando los mensajes recibidos afectan a las creencias, convicciones y valores. De ahí que algunos medios busquen la gratificación de sus audiencias mediante el empleo de la información contra la incertidumbre, pero, cuando producen disonancias, tratan de desencadenar la adhesión de la audiencia a los valores dominantes. La gente busca aquellos medios con los que establece un grado de identificación, con los que la disonancia ideológica es menor, puesto que si no es así, pueden cuestionar sus creencias y valores. 

Referencias:

  • Festinger, L. (1975). Teoría de la disonancia cognoscitiva. Madrid: Instituto de Estudios Políticos.
  • Lawrence, D. y Festiger, L. (1962). Deterrents and reinforcement: The psychology of insufficient reward. Stanford: Stanford University Press.
  • Líder Coaching (2013). Leon Festinguer: Disonancia Cognitiva. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=jEUb1RIMygU
  • Ovejero, A. (1993). Leon Festinger y la psicología social experimental: la teoría de la disonancia cognoscitiva 35 años después. Psicothema, 5 (1), 185-199.

Más información: